Sembrando en noviembre 2015

 

PARA NUEVOS DESAFÍOS, AGENTES RENOVADOS

 

El eco de los grandes acontecimientos de la visita del Papa Francisco a Cuba y Estados Unidos y del Sínodo de Obispos sobre la familia, perdurará  mucho tiempo entre nosotros. Si añadimos el anuncio esperanzador de la inminente visita del Papa Francisco a México, seguramente el eco se convertirá en voz más cercana,  palabra luminosa y presencia llena de la ternura de Dios. ¡Qué bella es nuestra fe en el Dios de Jesucristo! ¡Qué bella es la Iglesia de Jesucristo continuada a través de los siglos por la presencia/ministerio del sucesor de Pedro y la fidelidad  del Pueblo de Dios!

 

Se me ha grabado, en la memoria de mi corazón de creyente y pastor, la homilía del Papa en la catedral de san Pedro y san Pablo de Filadelfia el sábado 26 de septiembre. El tema fue el compromiso de obispos, presbíteros, religiosos y laicos en la construcción del Reino de Dios en esto tiempos convulsos pero también de grandes oportunidades para evangelizar.  Nos ha puesto el ejemplo de una joven mujer –santa Catalina Drexel-  inquieta,  audaz, creativa, ‘aventada’, decimos en el lenguaje juvenil. 

 

La pregunta, “y tú, ¿qué vas a hacer?” que le hace el Papa León XIII ante las necesidades de las misiones sigue resonando en nuestra conciencia de pueblo de Dios.  Los tremendos desafíos que tiene nuestra Iglesia en un mundo que cambia diariamente  esperan respuestas iluminadoras, con el único interés del amor a Dios y al prójimo.  Las palabras que el Papa   Francisco ha pronunciado en esa ocasión son oportunas para iluminar el proceso de renovación que vivimos en nuestra diócesis.   

 

“Uno de los grandes desafíos de la Iglesia en este momento es fomentar en todos los fieles el sentido de la responsabilidad personal en la misión de la Iglesia, y capacitarlos para que puedan cumplir con tal responsabilidad como discípulos misioneros, como fermento del Evangelio en nuestro mundo. Esto requiere creatividad para adaptarse a los cambios de las situaciones, transmitiendo el legado del pasado, no solo a través del mantenimiento de estructuras e instituciones, que son útiles, sino sobre todo abriéndose a las posibilidades que el Espíritu nos descubre y mediante la comunicación de la alegría del Evangelio, todos los días y en todas las etapas de nuestra vida… Sabemos que el futuro de la Iglesia, en una sociedad que cambia rápidamente, reclama ya desde ahora una participación de los laicos mucho más activa”. 

 

¿Qué tenemos que hacer nosotros discípulos modelo 2015?  

Y tú, ¿qué vas a hacer?   Estamos buscando juntos, en cada parroquia y  estructura eclesial, las líneas de acción que nos hagan dar un paso más en el camino de la renovación que nuestra Iglesia necesita. Seríamos los modernos ‘infieles’ si no lo hiciéramos. Para eso son las Asambleas de Pastoral, en todos los niveles, siguiendo la ruta hacia el 2020. 

 

En cada reunión-encuentro de evaluación que tenemos vemos con claridad la necesidad de agentes de pastoral renovados en el espíritu de la nueva evangelización.  Empezando por el obispo, siguiendo con los sacerdotes, vida consagrada y laicos. Esta necesidad y urgencia es la traducción de la conversión personal y pastoral que con insistencia nos pide el Papa Francisco en cada una de sus enseñanzas.  ¡Manos a la obra! Muy pronto tendremos  información de  las propuestas para el año 2016.

 

Con mi afecto y bendición.

 

+ Sigifredo

   Obispo de/en Zacatecas

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Noviembre de 2015 ©Diócesis de Zacatecas