PASCUA = RENOVACIÓN PASTORAL EN SERIO

 

    “¿Crees tú esto?”, pregunta Jesús a Marta. Ella le contestó: “Sí, Señor. Creo firmemente que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo”. Marta confiesa su fe en el Señor y todo se renueva desde la raíz, a profundidad, en serio. Lázaro, el hijo pródigo, Magdalena, Zaqueo, todas las personas tocadas por Jesús, vuelven a la vida, florecen y dan frutos. A veces me pregunto si los cristianos del siglo XXI creemos a profundidad y en serio en el Misterio de la Pascua, en su infinita potencialidad de renovación.  

 

   Vivimos “el día que hizo el Señor” en nuestro hoy, año 2014, mes de mayo.   Vivimos el gran “día de alegría y de gozo” en el Jubileo de nuestra Iglesia de Zacatecas por sus primeros ciento cincuenta años de fundación. Mes de mayo, con la mirada filial hacia María, la Madre del Resucitado. Mes cargado de tantos recuerdos de la infancia vivida en el bullicio alegre de la Pascua florida ante la dulcemente tierna imagen de María, Madre de la Iglesia.  

 

   La vivencia de la Pascua 2014 tiene un especial significado  para la diócesis de Zacatecas. En  Cuaresma hicimos el examen de conciencia pastoral con el fin de entrar/continuar el proceso de conversión pastoral.  Meditamos  en la misión de nuestra Parroquia, los tremendos desafíos para cumplirla y la visión del futuro deseable para nuestras comunidades. Lo hemos hecho a partir de la Palabra de Dios escrita y la Palabra que Dios sigue hablando en los signos de los tiempos.  Hemos ido descubriendo las dimensiones de la conversión pastoral: conversión a Dios, conversión a Jesucristo (discipulado), conversión fraterna y comunitaria, conversión social, conversión misionera, conversión de las estructuras pastorales. Para facilitar  la comprensión de lo básico en la misión de la Parroquia nos centramos en la reflexión y el análisis del triple ministerio de todo bautizado, por tanto, de la Iglesia local: los ministerios de la Palabra, la Liturgia y la Caridad. Cada parroquia sabe lo que ha encontrado de bueno y de malo, lo que ha caducado 

–pastoralmente hablando- y lo que debe renovarse.

 

   La vivencia profunda de la Pascua 2014 en nuestras parroquias nos reta a que los frutos de la conversión pastoral se vean:

  • en actitudes y decisiones pastorales; 

  • en agentes renovados (pastores y laicos); 

  • en la pasión por anunciar-celebrar-convivir el Evangelio como estilo de vida;

  • en  formas nuevas de transmitir el Evangelio; 

  • en la puesta en práctica de la nueva Evangelización a través de planes de pastoral, orgánicos y bien articulados, con visión de futuro.

 No podemos repetir siempre lo mismo, de la misma manera, con los mismos acentos. El Evangelio no es un depósito muerto. El Señor ha resucitado para que tengamos vida y seamos portadores de vida. 

 

   “¿Crees tú esto?”, nos pregunta hoy el Señor. Esperamos que la respuesta sea afirmativa y seamos capaces de hacerla proyecto de Parroquia renovada y Diócesis renovada. 

 

 

+ Sigifredo 

   Obispo de/en Zacatecas

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Mayo de 2014 ©Diócesis de Zacatecas