UN AÑO, AÑO DOS, DALAI, HACIA LOS 150

 

“Me quedo con Cristo”, comentó una señora joven. No bien había terminado, otra señora dijo lo mismo, con seguridad manifiesta.  Nos quedamos con Cristo dijimos muchas personas que asistimos a la conferencia  El arte de la felicidad compartida por el Dalai Lama en el Centro de Convenciones de Zacatecas, el recién pasado 16 de octubre. Efectivamente, el budismo es una filosofía, no una religión; una tradición espiritual antiquísima y muy influyente en Oriente y en algunas personas de Occidente.  Una filosofía que da una visión de la vida y sus implicaciones en el diario existir; que privilegia la mente como instrumento de búsqueda de la felicidad y fundamento de los valores que dan sentido a la vida. Llega hasta ahí, se queda en el presente, en este espacio; no va más allá del tiempo, no anticipa ningún futuro trascendente. Es una filosofía muy respetada en Oriente. Pero una filosofía no salva, ni da fortaleza y consuelo, sólo invita al espíritu a pasearse en la existencia con ciertos valores –la compasión, el afecto, el silencio- y un camino que recorrer, el camino de la felicidad y hacia la felicidad… Podemos aprender mucho de esta visión y estilo de vida, pero…

 

Me quedo con Cristo, con mi fe en Él, camino, verdad y vida. Es la fe-encuentro con su persona  y el llamado a seguirlo incondicionalmente. Su promesa es la plenitud de la vida y la Vida Eterna. Hay pasado, presente y futuro. El futuro de Dios, que nadie oyó, ni vio, ni puede imaginar con su limitada mente, ni conseguir con sus débiles fuerzas. Esta fe se convierte en esperanza que exige una vida nueva y un estilo de vida basado y expresado en el amor a Dios y el amor al prójimo que es convertido en hermano. Ésta es nuestra fe. Es lo que anunciamos, celebramos e intentamos vivir en la caridad. Es la fe de la Iglesia, de nuestra Iglesia.

 

El mes de octubre ha sido muy rico en eventos, celebraciones, memorias y preparaciones. Hemos cumplido un año de caminar juntos, pastor y fieles, pasado y presente, con grandes desafíos hacia el futuro. Hemos iniciado el año dos,  el año 149 -150 de la historia de nuestra Iglesia Diocesana. Es la historia de nuestra fe transmitida, sembrada, cultivada, vivida –con altibajos, a veces negada y renegada-, compartida y misionada en muchos lugares y periferias existenciales. El mes de octubre nos ha recordado, de muchas maneras, que nuestra fe no es para guardarse debajo de la cama, mucho menos como una pieza que se tira a la basura. El Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND) es una celebración que nos compromete a ponernos en acción en todos los escenarios del mundo moderno. He sugerido añadir un sexto Continente en el rosario misionero: el Continente digital que aglutina todos los colores de las cuentas del rosario y los colores humanos que están emergiendo. Es el Continente que hay que evangelizar, con nuevo ardor, nuevos métodos, mucha inteligencia creativa y muchísimo amor. El Domund se llama hoy NUEVA EVANGELIZACIÓN.

 

Empieza el mes de noviembre, el mes undécimo del año 2013. Un mes más y abriremos solemnemente las puertas de nuestro Jubileo Diocesano (domingo 1 de diciembre de 2013). Los preparativos de dos años están pasando su estafeta a la celebración. Casi todo está listo. Sólo falta que los comensales invitados confirmen su participación. En el mes de noviembre continuamos nuestro proceso para elaborar, desde las parroquias, el plan pastoral 2013-2018.  Estamos en la segunda etapa de nuestra ruta: la formación y capacitación de los agentes que harán presencia en las Vicarías, Decanatos y Parroquias (enero-febrero 2014) para formar y capacitar a los agentes parroquiales. Además, del 18 al 22 de noviembre, seremos buenos y alegres anfitriones de cientos de sacerdotes que vienen de todo México a participar en el Retiro Nacional de Sacerdotes que organiza y patrocina el Movimiento de Renovación Católica en el Espíritu Santo.

 

Estamos en camino. Unámonos. Querámonos. Apoyémonos.

 

Con mi afecto agradecido y mi bendición.

 

+ Sigifredo Noriega Barceló

    Su obispo

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Noviembre de 2013 ©Diócesis de Zacatecas