Cuaresma 2013 

 

“Arrepiéntete y cree en el Evangelio»   Mc 1, 15

 

 

  • INDICACIONES PARA VIVIR UNIDOS LA ESPIRITUALIDAD LITÚRGICO-PASTORAL 

      EN ESTA CUARESMA.

 

 

  • El tiempo de Cuaresma y de Pascua es indivisible. La Pascua es la celebración central de nuestra fe cristiana, por tanto, de nuestra espiritualidad y de nuestra pastoral. Celebremos y vivamos con especial atención y cuidado estos tiempos litúrgicos.

 

  • Hagamos notar la diferencia con otros tiempos del Año Litúrgico por nuestra caridad litúrgico-pastoral.

 

  • Viviremos el tiempo litúrgico de Cuaresma de acuerdo al espíritu y a la pedagogía del CICLO C: la misericordia inagotable de Dios que hace posible el camino de la conversión.   

 

  • Pongamos especial cuidado en la preparación y  celebración de la Eucaristía dominical y en las celebraciones feriales. Es muy recomendable releer las instrucciones del Misal Romano en su tercera edición.

 

  • Cada día de Cuaresma nos regala la Palabra viva y vivificante de Dios: las tres primeras semanas repasan distintos aspectos de la renovación en la vida cristiana y las dos últimas  invitan a contemplar el misterio pascual del Señor. Dejémonos escudriñar por ella para que sea luz y fuego en nuestro camino de conversión y en nuestro ministerio de santificación.

 

  • Que no falte en ninguna Parroquia la celebración del Sacramento de la Reconciliación.

 

  • El tiempo de Cuaresma es intensamente sobrio y austero en sus signos. Hagámoslo notar en las celebraciones, los días de ayuno y abstinencia y  el arreglo del altar y del templo.

 

  • En la celebración de la Liturgia de las Horas encontraremos la rica y abundante experiencia de la oración de la Iglesia de todos los tiempos.

 

  • La Iglesia ha encontrado a través de los siglos medios que, actualizados, pueden seguir ayudando en el itinerario espiritual de nuestros fieles. Entre otros, debemos alimentar con reflexiones cuaresmales a nuestra gente comprometida y buscar atraer a los fieles que se han enfriado o alejado.

 

  • Recuerda que el tiempo de Cuaresma no es un fin en sí mismo;  pretendemos avanzar, como personas y como Iglesia diocesana, en el camino que nos lleve a una plena reconciliación y comunión con Dios y con los hermanos. La Cuaresma prepara la celebración festiva de la Pascua. Alimentemos las actitudes que harán realizable el objetivo de nuestra pastoral diocesana: RENOVAR…

 

 Para facilitar el acceso de los fieles a la vida de gracia, concedo a todos los sacerdotes que están trabajando en esta Viña, durante el tiempo de Cuaresma y Pascua, la facultad de absolver penas y censuras reservadas al Obispo.

 

 

Zacatecas, Zac. Miércoles de Ceniza, 13 de febrero de 2013.

 

 

 

+ Sigifredo Noriega Barceló

Obispo de Zacatecas

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

13 de febrero de 2013 ©Diócesis de Zacatecas