Vayan a mi Viña a proclamar que Dios es compasivo y misericordioso

 

 

 

“Sean compasivos como su Padre es compasivo”

Lucas 6,36

 

Saludo  con alegría a todo el pueblo de Dios que peregrina a la casa del Padre en la Iglesia particular de Zacatecas.

 

El Papa Francisco nos está invitando a contemplar el rostro siempre misericordioso de Dios y a vivir con alegría y creatividad  el Evangelio de la misericordia en cualquier circunstancia de la vida.  Un Año Santo es un año lleno de gracias y oportunidades, intenso y comprometedor en su vivencia y en su llamado urgente a la misión. 

 

¿Qué tenemos que hacer? Abrirnos a la siempre oportuna misericordia de Dios, dejar que Él nos transforme en mujeres y hombres nuevos y aceptar gozosos el envío a ser misioneros creíbles de su misericordia. Convoco a todos los fieles y, en especial, a los agentes de pastoral a buscar caminos concretos para que la misericordia de Dios sea la fuente de renovación en nuestras comunidades locales y en cada persona. 

 

Invito a hacer operativas estas líneas de acción:

 

  • Como Jesús, entrar en contacto con toda persona herida por el pecado y la maldad de los hombres. La ternura y la compasión de Dios pueden llegar a las personas a través de la cercanía pastoral.  Cada parroquia busque activar las grandes posibilidades que nos da el perdón de Dios a través del sacramento de la Reconciliación. Buscar la indulgencia de Dios es siempre oportuno. Los fieles lo podrán hacer en todos los templos y los confesionarios. 

 

  • Como Jesús, salir al encuentro de todas las familias, en cualquier situación en que se encuentren. Nuestra ruta 2020 dedica  el año 2016 a generar procesos para que haya una pastoral familiar  afectiva y efectiva, oportuna y compasiva en todas las parroquias y ámbitos donde crece y se educa el ser humano. Cada parroquia tome en serio la ruta a seguir este año para que toda familia sea acompañada,  se convierta en una escuela del perdón y la misericordia sea parte ordinaria de la vida.

 

  • Como Jesús y María, acompañar al matrimonio en su gestación, nacimiento y maduración.  La Iglesia debe inclinarse y atender “a los hijos más frágiles, marcados por el amor herido y extraviado”. De una forma especial debemos atender a los matrimonios  que han fracasado y a los divorciados vueltos a casar. El Papa Francisco ha promulgado un rescripto donde reforma el proceso para agilizar los procedimientos de nulidad matrimonial  “según la gratuidad evangélica” y  hace un llamado para que  la verdad, la justicia y la misericordia se encuentren. El Tribunal Eclesiástico Diocesano nos indicará a la brevedad los pasos a seguir. 

 

  • Si la misericordia de Dios es infinita, la nuestra debe ser inagotable.  Invito a todas las comunidades cristianas y a las personas de buena voluntad a buscar gestos concretos y oportunos para que las obras de misericordia se hagan realidad y ayuden a formar seres humanos sensibles a las necesidades materiales, morales y espirituales de todo ser humano, especialmente,  el más vulnerable.  Pastoral social de la diócesis nos ayudará a vivir atentos, mirar más allá de lo inmediato, desplazarnos de nuestras comodidades, respetar procesos, acoger vidas perdidas y ser agentes del perdón, la reconciliación y la paz. 

 

Que María, madre de misericordia y todos los santos que vivieron en grado heroico las obras de misericordia nos inspiren e intercedan por nosotros.

 

 

Dado en la diócesis de Zacatecas el 13 de diciembre de 2015, tercer domingo de Adviento, día de la apertura de la Puerta Santa.

 

 

+ Sigifredo Noriega Barceló

Obispo de Zacatecas

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

13 de diciembre de 2015 ©Diócesis de Zacatecas