Ungidos para ser misericordiosos

 

MISA CRISMAL 2016

Martes Santo, 22 de marzo

Zacatecas, Zac.

 

 

  • En vísperas de la Pascua 2016  celebramos:

 

  • A Jesucristo, el enviado del Padre y ungido por el Espíritu  para redimirnos…

 

  • A la Iglesia constituida y enviada para ser servidora del Ungido por la Palabra, la Liturgia- Sacramentos y la Caridad…

 

  • A nosotros que hemos sido ungidos para irradiar a Jesucristo con alegría mostrando  la compasión, la ternura, la cercanía… el amor misericordioso de quien nos amó primero.

 

  • Por eso, en este día,  BENDECIMOS LOS ÓLEOS Y CONSAGRAMOS EL CRISMA para quienes serán ungidos y enviados este año a ser profetas, sacerdotes y servidores de la misericordia.

 

  • Por eso los sacerdotes renovamos las promesas para  ser servidores incansables, fieles, entregados, alegres, cercanos, compasivos, misericordiosos como el Padre.

 

 

  • La Palabra en la misa crismal

 

  • Todo nos habla del Ungido y de los ungidos…

  • “El Señor me ha ungido…”

  • “Ha hecho un reino de sacerdotes para su Dios y Padre…”

  • “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido”

 

  • Para una misión: 

  • “… y me ha enviado a anunciar la buena nueva a los pobres… Curar… Proclamar… Liberar… Pregonar… Consolar…  ”

  • “… Para su Dios y Padre”.  Al estilo Jesús…

  • “Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que ustedes acaban de oír”.

 

  • En este tiempo y en todo tiempo:

  • Con sus urgencias y prioridades… ¡Hay tantas personas heridas, enfermas, cautivas, necesitadas de consuelo, esperanza y salvación!

  • Con sus desafíos y oportunidades… ¡Hay tantas posibilidades, recursos,  periferias que abrazar, calles por donde transitar!

 

 

  • Ungidos para vivir la misericordia como fieles cristianos y como sacerdotes… Para anunciar, celebrar y compartir la misericordia como Iglesia madre.

 

Nos pide conversión personal y pastoral que se irradien a través de actitudes renovadas, parroquias renovadas, diócesis renovada …

 

Confiados en que Dios no pide a sus enviados, laicos y sacerdotes,  algo que no les haya dado antes…  Él nos amó primero, ha tenido misericordia con nosotros primero… 

 

  • Vivir ‘misericordiando’, dice el Papa Francisco…

  • Recibir la misericordia…

  • Buscar la misericordia…

  • Anunciar la misericordia…

  • Celebrar la misericordia…

  • Multiplicar la misericordia…

  • Las 24 horas…  Con pecadores de cualquier calibre… Sin límites: ¡TU MISERICORDIA ES ETERNA, SEÑOR! Cantamos todos los días. 

 

  • Que la Iglesia practique ‘medicina de urgencia’ y no se obsesione con las condenas, las oficinas aduanas  y la fábrica de muros… Todavía hay gente que se resiste a construir puentes e insiste en poner bozal a la misericordia…

  • La misericordia pide corazones misericordiosos…

  • Es un trabajo artesanal

  • “Jesús, en ti confío”, es la expresión del corazón humilde y agradecido… ¡Vayan a Él y no tengan miedo! Vengan para decirle desde lo más profundo de sus corazones: “Jesús, confío en ti”.  (Tweet, del Papa Francisco, 20 de marzo) 

 

  • ¡Cuidado! Los óleos se pueden ranciar … Las tentaciones del Año de la Misericordia: 

  • Reducir la propuesta a solamente  informar y no implicarnos a fondo como Iglesia…

  • Reducir la gracia de la misericordia  a un cartel colgado en la pared…

  • Poner ‘peros’ a todas las personas necesitadas de la misericordia…

  • Perdernos en el laberinto de las excusas ‘de la ley’, como los escribas y fariseos…

  • Cerrarnos porque –según nosotros- nuestro plan de salvación es mejor que el de Dios

 

  • El Papa se ha empeñado de forma insistente  en subrayar  que todos los dones que se desprenden de la misericordia (el perdón, la acogida, la reconciliación, el encuentro, la cercanía, la ternura, la compasión…) no tienen límites, nacen de la gratuidad y, como tal, han de ser compartidos…  

  • No podemos guardarlos bajo llave… No podemos olvidar que son los enfermos quienes necesitan de médico; los pecadores de misericordia… Los heridos  en el camino de la vida, de samaritanos de la misericordia… Esto ha motivado el Año extraordinario de la misericordia.

  • Al meditar en la escena del hijo pródigo sentencia que ‘la Iglesia no está en el mundo para condenar, sino para permitir el encuentro…’

 

  • Somos ‘simples servidores’, no funcionarios de aduana… No debemos adueñarnos de los derechos de admisión…

 

  • Es cierto que misericordia no es sinónimo de ‘buenismo’, pero sí de mano tendida, de Iglesia ‘emergente’, de nuevas actitudes… 

    • No es cuestión de doctrina sino de compasión… 

    • Otra vez...  Es el buen samaritano quien se acerca; tanto el levita como el sacerdote ‘cumplieron’ pero se alejaron…

 

 

  • Vayamos  a vivir la Pascua, en el triduo y en la cincuentena pascual, cada domingo y todos los días…

 

  • Después de la misa crismal regresamos a nuestras comunidades. 

Que al recibir los óleos de salvación nuestras comunidades sean espacios y ambientes donde irradiemos misericordia con nuevas actitudes, gestos, palabras… Hechos.

 

  • En la familia, en todas las familias… Este año especial en la ruta 2020 esperamos  sembrar y cultivar misericordia para que todos los hogares sean escuela de misericordia.

 

  • Fieles cristianos ¡irradien misericordia en su mundo y en el mundo!

 

  • Sacerdotes, ¡acerquemos el evangelio de la misericordia con esplendidez, sabiduría y calor evangélico!

 

 

Sacerdotes 232

75 y+ = 43

60-74 = 40

40-59 = 79

28-39 = 70

El más mayor Rafael de la O Collazo (94)

El más joven Carlos Eduardo Bañuelos López (27)

 

Media de edad:

2015- 51.9

2016- 52.9

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

22 de marzo de 2016 ©Diócesis de Zacatecas