ORDENACION PRESBITERAL DE 

ARTURO  DE JESÚS y VICENTE HARO CAMPOS  

 

14 de junio de 2013

Momax, Zac..

 

 

  • Saludos a

 

  • Ordenandos: “Dichosos ustedes los que creen sin haber visto…”

  • Su familia: Papás, hermanos, sobrinos, parientes, paisanos, amistades…

  • Sus formadores: Nuestro Seminario, compañeros y equipo de formadores…

  • Sacerdotes de nuestra diócesis y visitantes.

  • Todo el pueblo de Dios que peregrina en estas comunidades cristianas de la Parroquia de santo Tomás Apóstol en Momax.

 

 

  • El motivo de nuestra celebración

 

Nos embarga un profundo gozo al encontrarnos aquí reunidos en la casa/pueblo de Vicente y Arturo, de su familia y sus primeras amistades…  Con emoción y –por qué no decirlo- con inmensa conmoción, somos conscientes de que sólo por la iniciativa amorosa del Señor nuestros hermanos en la fe, Vicente y Arturo, llamados de modo único y definitivo de este pueblo peregrino, serán consagrados sacerdotes para siempre. 

 

Se les confiará una misión que indudablemente los supera: participar del sacerdocio de Jesucristo, de su ser buen pastor, para 

 

  • anunciar, a tiempo y a destiempo, en pleno siglo XXI –tiempo de la posmodernidad-, la Buena Nueva del Reino de Dios a los alejados y a los cercanos; 

 

  • para celebrar la salvación y hacerla llegar a muchos a través de la administración de los sacramentos, la oración continua y el respetuoso acompañamiento a los devotos en la piedad popular;   

 

  • y para ejercer, a tiempo completo, la caridad de nuestro Señor por el testimonio alegre de su estilo de vida y de la pastoral de la conducción, de la misericordia y de la ternura.  

 

Estamos alegres y agradecidos porque en este misterio de fe y desde este horizonte humano y divino, divino y humano, dos bautizados cristianos de esta comunidad son ordenados Presbíteros para hacer presente, en su persona, misión y estilo de vida, las maravillas que Dios sigue obrando en su plan de Salvación a favor de los peregrinos de nuestro tiempo.

 

 

  • La Palabra proclamada en este día:

 

  • “Irás a donde yo te envíe…” 

Jeremías 1,4-9

 

  • El misterio de la vocación enraíza en el misterio del Dios, compasivo y misericordioso… Enraíza también en el misterio del corazón humano que responde desde sus miedos y sus deseos…

 

  • Siempre es para la misión: Irás a donde yo te envíe… La vocación es obediencia, apertura a las sorpresas de Dios, disponibilidad incondicional.

 

  • “Tenemos dones diferentes, según la gracia concedida a cada uno…” 

Pablo a los Romanos, 12, 4-8

 

  • El amor de Dios –única ‘explicación’ del misterio de la vocación- nos toma en serio: concede la gracia a cada uno, en cualquier tiempo… Al llamarnos por nuestro nombre nos ‘capacita’ con dones especiales… Dios no nos llama por nuestras cualidades, ni por nuestros méritos, ni por nuestra sangre… No hay ‘derecho a la vocación sacerdotal’… Nos ha llamado gratuitamente… Todo es gracia…

 

  • Lo que ponemos nosotros es la fe, humildemente abierta y dispuesta, para recibir el don y los dones… Los dones diferentes son para repartirlos compartiéndolos, para compartirlos repartiéndolos… Nos toca poner el ‘plus’, el ‘magis’ (san Ignacio de Loyola), con sencillez, con solicitud, con alegría…

 

 

  • “Síganme y haré de ustedes pescadores de hombres…” Marcos, 1, 14-20

 

  • Pienso en la experiencia del evangelista Marcos… de Pedro y Andrés, los hermanos… de Santiago y Juan, otros hermanos… Ahora de Vicente y Arturo, hermanos modelo 2013…

 

  • ¿Qué quiere decir hoy eso de: “Síganme y haré de ustedes pescadores de hombres”?

 

Para los primeros llamados significó algo sencillo e inmediato: dejar libre y voluntariamente su profesión, sus negocios, su modo de vivir, para ir con Jesús. Significó emprender una nueva tarea: la de ser discípulos, estando con el Maestro, caminando con el Maestro, aprendiendo del Maestro, confiando totalmente en Él, dejándose conducir pro Él.

 

El seguimiento, así, implicó algo exterior y, al mismo tiempo, algo muy interior. Se trató de caminar físicamente tras Jesús, de estar físicamente con Él, de escuchar, mirar, aprender; pero fue también algo interior: debieron dar a la propia existencia una nueva orientación; no debían ser ya los negocios, la profesión, la propia voluntad personal, sus propias ondas y deseos, los puntos de referencia de su existencia, sino la voluntad de Jesucristo. La razón de su vida fue, en consecuencia, sólo aquella de ponerse a la total disposición de Jesús y seguirlo.

 

  • Por tanto, seguir a Jesús, tarea a la cual Él está llamando “hoy” a estos dos hermanos Vicente y Arturo, implica esencialmente un cambio interior de la existencia, una conversión profunda… Exige salir de sí mismos… Exige entregarse libremente por la verdad, por el amor, por Dios, que en Jesucristo nos precede y nos muestra el camino. Se trata de la decisión fundamental de asumir como criterios auténticos la verdad y el amor que, en Jesucristo, se han convertido en una Persona… Seguir a Jesús es asunto de toda la vida, de cada día, de cada hora y de cada segundo de la propia vida… “Tú eres sacerdote para siempre”, respondimos solemnemente, con emoción incomparable, al cantar el salmo 109.

 

  • En unos momentos más harán las promesas sacerdotales. Al hacerlo, sean conscientes y háganse responsables y corresponsables del significado y del compromiso de la gracia del seguimiento radical de Jesucristo en tiempos difíciles pero también de hambre de testigos cualificados de Dios y del hombre maduro. 

 

  • Sacerdotes modelo 2013  

 

Son enviados para servir en este Iglesia local –y desde aquí a toda la Iglesia en todo el mundo- los próximos setenta años…

 

  • Nuestro mundo posmoderno oye muchas palabras cada día, palabras que no dan vida, la mayor parte vacías; ruidos que contaminan la confianza y disuelven las relaciones humanas; palabras que no hacen historia…

 

NECESITA DEL EVANGELIO, la única palabra que es vida y da vida…. SEAN SACERDOTES de la PALABRA de Dios, no de su propia palabra… Nuestro mundo necesita de palabras significativas y las únicas son las que brotan de un corazón lleno de la PALABRA… SEAN SACERDOTES SIEMPRE EVANGELIZADOS Y EVANGELIZADORES… Es lo que pretendemos al renovar el proceso de pastoral en nuestra diócesis.

 

 

  • Nuestro pueblo es muy ‘fiestero’; aprovecha cualquier ocasión para hacer sus reliquias; no hay duda de que es un gran valor que todavía tenemos, a pesar de las recurrentes crisis en nuestras economías… Pero las fiestas se terminan pronto y dejan deudas, crudas, basura, a veces, basura moral con todo y remordimientos… 

 

SEAN SACERDOTES ALEGRES, hombres de Dios que celebran LA FIESTA PERMANENTE DEL SEÑOR RESUCITADO en los Sacramentos y en la Liturgia de cada día.  El pueblo de Dios necesita de sacerdotes que celebren con unción, con entusiasmo festivo; de comunicadores de una PALABRA que se hace FIESTA DE LA VIDA y anticipa el banquete eterno… Que se note la dicha de ser dichosos…, que siempre que inviten a la comunión con el ‘dichosos los invitados…’ sean portadores de esa dicha y la transmitan a los que están en la fila de la vida…

 

  • En todo y sobre todo, sean el amor de Dios, compasivo y misericordioso, para todos, en todo, en todas partes, en cualquier periferia existencial… Que este AMOR sea VIDA, se haga vida, dé vida, irradie vida en un ambiente que se ha llenado de malas noticias porque son noticias de muerte… Que toda su VIDA sea amor… Que sean el rostro amoroso de Dios, caricia amorosa de Dios, presencia testimonial de que el amor de Dios todo lo puede, todo lo llena…, que no hay nada imposible para el que ama… Del sacerdote se espera que sea especialista de la caridad, que ejerza siempre la pastoral de la ternura y de la misericordia.

 

CARIDAD PASTORAL, pues. Por eso no se me vayan a jubilar como sacerdotes unos días después de ser ordenados (no sean como los cristianos que hace la primera comunión y…).  Nuestra Iglesia nos urge la formación permanente… Ésta no es otra cosa que seguir abiertos siempre al amor de Dios que nos transforma, nos hace crecer, nos lleva donde están los verdes pastos de la vida… para DAR MUCHOS FRUTOS.  No es otra cosa que seguir cultivando el amor cada día, todos los días, en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad, en la juventud y en la vejez.

 

--------------------------------

 

 

 

HOY se cumple la PALABRA que se nos ha proclamado…

 

HOY nos es regalada la SALVACIÓN  a través del SACRAMENTO DE LA EUCARISTÍA  para todos y del ORDEN sacerdotal para Arturo de Jesús y de Vicente. 

 

Iglesia peregrina en Momax,  convocada y reunida para celebrar la salvación de Dios: “Dichosa tú que han creído”… “Dichosos ustedes los que creen sin haber visto…”   

 

¡Celebra con gozo y gratitud estos misterios!  ¡Goza la salvación de Dios y las bendiciones que nos llegan en abundancia!    

 

 

+ Sigifredo Noriega Barceló

Obispo de Zacatecas

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

14 de junio de 2013 ©Diócesis de Zacatecas