“Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad”

 

 

Ordenación Sacerdotal del Diácono Rosauro Flores Delgado

San Jerónimo, Guadalupe, Zac.

29 de junio, 2018, 12.00 hrs

 

 

 

  1. Saludos

 

  • Comunidad cristiana de san Jerónimo: 1200 familias… Casas Coloradas: 42 personas…

 

  • Presbíteros ordenados un día como hoy: 38 sacerdotes desde 1952…

 

  • Familia FLORES DELGADO y familias derivadas… Papás: José Cruz – María Felícitas… Hermanos: El 7mo. de 12 hermanos: Francisco (casado), Magdalena(casada), Arnulfo(casado), Eva Angélica(casada), Gerardo(casado), Rogelio(casado), Rosauro, Fátima(soltera), J. Guadalupe(Soltero), Adán(soltero), Gaspar(casado) y Mario(soltero).

 

  • Diácono Rosauro: 17 de Abril del 1982

 

 

  1. San Pedro y san Pablo

 

  • La Iglesia celebra la solemnidad de san Pedro y san Pablo. La liturgia les llama ´Príncipes de los Apóstoles’ a pesar de sus diferencias personales y culturales… El misterioso designio de Dios los asocia en una única misión apostólica… Y la Iglesia los une en una única memoria… La riqueza de la Iglesia: unidad en la diversidad…

 

  • San Pedro, pescador de Betsaida, fue elegido por Cristo como piedra fundamental de la Iglesia… ¿Qué vio Jesús en el corazón de Pedro para encomendarle la Iglesia?

 

San Pablo, vio el camino de la luz en el camino a Damasco y se convirtió en apóstol de los gentiles…mucho más allá de los muros de Jerusalén… ¿Qué vio Jesús en Pablo para convertirlo en el más grande misionero que ha existido en la faz de la tierra?

 

  • Ambos concluyeron su existencia con el martirio en la ciudad de Roma…

 

  • Por medio de ellos, el Señor entrega las primicias de su obra de salvación a la Iglesia

 

 

  1. Aquí estoy, señor, para hacer tu voluntad”

 

  • El hoy de la salvación… En el hoy de la Iglesia en el mundo…

 

  • Como Pedro y Pablo y todos los apóstoles y pastores… Tú, Rosauro, puedes hacer una narrativa de tu vocación… ¿Qué ha visto Jesús en ti para llamarte, elegirte, consagrarte y enviarte a la Iglesia, como Iglesia… en este momento de la historia de salvación?

 

  • “¿Cómo sentí el llamado, cómo comienza? Yo no lo pedí, yo no lo busqué. No era el plan que había para mi vida, es Dios quien me ha llamado a servir…”  “Había algo que me faltaba, algo por descubrir, deseaba algo más…”  Como Pedro: “Date prisa, levántate… Ponte el cinturón y las sandalias… Échate el manto y sígueme…”  Pedro recapacita, acepta, sale… Tú, también en tu Betsaida…

 

  • “Dios es bueno y sus tiempos son exactos… No escuchaba el llamado de Dios… Estaba tocando a mi puerta pero yo hacía oídos sordos, mis planes eran otros, no los de Dios…”  Pablo tardó para escuchar el toque de Dios a su puerta… Es tumbado de sus planes, de su caballo… Escucha… Discierne… Acepta: “El Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje, de modo que lo oyeran todos los gentiles… El Señor seguirá librándome de todo mal, me salvará, y me llevará a su reino del cielo…”

 

  • Sabemos el desenlace de Pedro y Pablo… Lo hace acción de gracias el Prefacio de hoy: “En los apóstoles Pedro y Pablo has querido darnos un motivo de alegría: Pedro fue el primero en confesar la fe; Pablo el maestro que la anunció con claridad. Pedro consolidó la primitiva Iglesia con el resto de Israel; Pablo la extendió entre los paganos llamados a la fe…”

 

  • “Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad”, es el  desenlace existencial de la elección que el Señor ha hecho de ti, Rosauro… Ni Pedro, ni Pablo nacieron apóstoles, tuvieron que aprender a partir de su confesión de fe… El paquete de la vocación incluye temores y búsquedas, amargas lágrimas y permanente conversión… Como Pedro sé siempre humilde… Como Pablo sé siempre valiente y audaz para emprender nuevos caminos misioneros… “Señor, ¿a quién iremos”, confía Pedro…

“Todo lo puedo en aquel que me da fuerza”, confía Pablo… Tú: “Aquí estoy…”

 

 

 

  1. Ministerio para la iglesia

 

  • Pedro y Pablo son considerados como heraldos de la nueva evangelización en/para el siglo XXI…

 

  • Vivirás el ministerio en este siglo… En este mundo… con los mismos desafíos que tuvieron que enfrentar los primeros apóstoles… Puede cambia la forma pero el fondo es el mismo, también la actitud: responder con inteligencia, pasión y audacia a los requerimientos de las nuevas realidades… La clave es la misma: Jesús, el Señor, Evangelio del Padre, Buena Noticia de salvación para quien se abra a las infinitas posibilidades de la fe…

 

  • La Iglesia vive y cumple su misión en el tiempo…Jesús confía su Iglesia a Pedro y Pablo… A los apóstoles, sacerdotes, maestros y profetas de todo tiempo (incluido el padre Miguel Agustín Pro)… Hoy a ti, en esta Iglesia que peregrina en Zacatecas… Servir, servir, servir a la Iglesia…

 

  • Ministerio = servicio permanente, gratuito, cualificado. Este año reflexionamos sobre la necesidad de renovación de agentes pastorales en una Iglesia en salida, que se renueva, que levanta la cabeza y mira el futuro de su misión y la misión en el futuro… Discernimos qué ministerios laicales y de especial consagración necesitan los nuevos tiempos y urgen los nuevos escenarios…

 

  • Aceptar el ser y la misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo no es opcional… El ministerio del sacerdote debe procurar el acompañamiento, la formación y el envío de los laicos a los nuevos escenarios de la vida posmoderna… No es opcional… Confiemos en el plan de Dios… Confiemos en las posibilidades de la Iglesia…

 

 

  1. El rito sacramental

 

  • Llama la atención el papel que la Virgen María, en su advocación de Guadalupe en el nacimiento, desarrollo y maduración de tu vocación… La invocamos en la primera fila de la letanía de los santos: que interceda siempre por ti para que seas un santo sacerdote: alegre, audaz, misionero, entregado sin condiciones…

 

  • Vivamos con emoción y devoción el acontecimiento que celebra el rito de Ordenación…

 

  • Vivamos la primera Eucaristía del… padre Rosauro.

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

26 de mayo de 2018 ©Diócesis de Zacatecas