ORDENACIÓN SACERDOTAL

Rubén Antolín González Rodríguez, “Antolín”

 

 

29 junio 2016, 13.00  hrs

Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo. 

Parroquia de Ntra. Sra. de los Milagros,

Ojocaliente, Zac.

 

 

Nacimiento: 2 septiembre 1983, Ojocaliente,  Zac.

 

Padres: Rubén González Alvarado, Francisca Rodríguez Hernández

Hermanos: Rubén, Pedro Candelario, Humberto Alejandro, Hugo Francisco.

 

Primera Lectura

 

Ahora si estoy seguro de que el Señor envió a su ángel, para librarme de las manos de Herodes.

Hech. 12,1-11

 

Salmo Responsorial

 

El Señor me libro de todos mis temores.

Sal 33

 

Segunda Lectura

Ahora sólo espero la corona merecida.

  2 Timoteo, 4, 6-8.17-18

 

Evangelio

Tú eres Pedro y yo te daré las llaves del Reino de los cielos

 Mateo, 16,13-19

 

 

“Jesús fijó en él su mirada”

 

1. Saludo 

 

  • A toda la Iglesia Universal...  

 

  • A la Iglesia particular peregrina en Zacatecas y sus instituciones.

 

  • A la Iglesia local de esta parroquia de NS de los Milagros... 

 

  • A la Iglesia doméstica: familia GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, Rubén y Francisca... Pedro Candelario, Humberto Alejandro,   Hugo Francisco... 

 

  • A ti, Rubén Antolín...  

 

 

2. San Pedro y san Pablo: En comunión con toda la Iglesia 

 

  • “Jesús fijó en él su mirada”

 

  • Jesús fijó en él su mirada... Una mirada expresa el corazón de la persona, sus sentimientos, emociones, afectos, el alcance del amor... La mirada de Jesús expresa la ternura, la compasión, la misericordia de Dios... 

 

  • Es el origen de la vocación de Pedro, Pablo, los apóstoles y servidores de toda la historia.... La mirada a Pedro en el lago, en la casa, en el camino del discipulado, en la encomienda del Evangelio: Tú eres Pedro... La mirada a Pablo: mirada de luz, de cercanía, de elección....  Pablo hace un recorrido de los frutos de esa mirada desde el camino a  Damasco... Mirada cumplida en sus frutos durante su vida... 

 

  • La mirada de Jesús a ti... Cuando se cruzan dos miradas y se fijan en el encuentro nace la vocación, crece, se hace fecunda.... Es encuentro, comunión, envío, misión, Evangelio... permanentes.             

3. Sacerdote de Iglesia y para la Iglesia 

 

  • La mirada de Jesús es fecunda, es para edificar la Iglesia en el trabajo por el Reino...  La conversión/respuesta de Pedro, de Pablo son ejemplo, modelo, testimonio de servicio a la Iglesia, en la Iglesia... Trasciende fronteras y tiempos...    

 

  • Jesús ha puesto su mirada en ti, Antolín... Tu conversión/respuesta es para que seas fecundo, des frutos de compasión y misericordia en esta Iglesia...  Ser sacerdote es para servir en la Iglesia siempre peregrina...  En una comunidad, con el oficio de apóstol, servidor, testigo, como Pedro y Pablo... 

 

  • Tirar las redes como Pedro y sus compañeros... Bajarte del caballo como Pablo y el buen samaritano... 

 

  • El perfil del sacerdote del siglo XXI debe estar marcado por el encuentro con Cristo que nunca retira su mirada... Ser sacerdote es tener los mismos sentimientos de Cristo, como dice Pablo. Mirar con compasión, con ternura, con misericordia, como te mira el Señor. 

 

  • La mirada recomendada por el Papa Francisco a los obispos aplica también al sacerdote: 

 

  • Una mirada de ternura...  

  • Una mirada atenta, cercana, no adormecida... 

  • Una mirada capaz de tejer nuevas redes, construir puentes, 

      • construir tantos y nuevos santuarios, acompañar tantas vidas, consolar tantas lágrimas. 

      • Una mirada de conjunto y de unidad, que abarque todo en comunión...  

 

 

4.  El rito 

 

  • Mirar con el corazón de la fe las maravillas que Dios sigue realizando entre nosotros a través de los Sacramentos. 

 

  • Cantar con gozo el nombre de los apóstoles, vírgenes, mártires, confesores y santos... Especialmente san Pedro y san Pablo... 

 

  • Mirar y contemplar los signos, las palabras y los gestos de todas las miradas que se funden en un solo AMÉN.  

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

29 de junio de 2016 ©Diócesis de Zacatecas