COMISIÓN DE FAMILIA

Identidad

Somos un equipo eclesial que busca llevar el Evangelio de la vida en todas las etapas de crecimiento del hombre, a través del encuentro con Cristo y de un itinerario de formación.

Misión

Anunciar, celebrar y servir al Evangelio de la Familia y de la Vida con las generaciones jóvenes y el compromiso laical en la Diócesis de Zacatecas, para que, puesta la mirada en Cristo, tengan vida en abundancia.

Visión 2020

Contamos en cada parroquia con las estructuras renovadas y adecuadas, y agentes capacitados con planes pastorales graduales, progresivos y participativos.


Objetivo (es de familia solamente)

Desarrollar acciones que motiven a la familia católica para que anuncie, celebre y sirva al evangelio de la vida y realice el plan de Dios sobre el matrimonio y la familia.

¿Qué es la Pastoral Familiar?

Es la acción que desarrolla la iglesia para apoyar y promover a las familias en el cumplimiento de su misión como parte de la sociedad y la iglesia, a partir de su propia experiencia de comunión familiar, pues es cristo quien “en virtud del matrimonio de los bautizados elevado a sacramento, confiere a los esposos cristianos una peculiar misión de apóstoles, enviándolos como obreros a su  viña y,  de manera especial, a este campo de la familia” (FC  72)

Tareas de pastoral  familiar
 

  • Promover una mejor preparación remota, próxima e inmediata para el matrimonio.

  • Difundir los principios básicos de la verdadera paternidad responsable a la luz del Evangelio.

  • Promover una adecuada educación de los hijos.

  • Promover la pastoral familiar en escuelas y colegios.

  • Promover la cultura de la vida, y una apropiada educación para vivir una sexualidad conforme a las enseñanzas del magisterio de la iglesia. 

  • El acompañamiento a los matrimonios en sus diversas etapas de la vida.

Atender a las familias en situación especial: madres solteras, separados, divorciados
vueltos a casar, adultos mayores, etc.


FORTALEZAS
 

  • Renovada Fe cristiana impulsada por el carisma y liderazgo de Juan Pablo II, fortalecida ante la unidad de la Iglesia mostrada en la elección de Benedicto XVI y con una creciente humildad en la caridad con el Papa Francisco.

  • A pesar de la creciente globalización económica, política y cultural, la Iglesia en Zacatecas mantiene su fidelidad a Cristo.

  • Se mantienen arraigados los fuertes lazos de la unidad entre las familias de nuestra Diócesis.

  • Gran sensibilidad, apertura y disponibilidad para atender al llamado de Dios mediante sus múltiples instrumentos expresados en el creciente número de movimientos de familia.


DEBILIDADES
 

  • Las limitaciones derivadas de otras ocupaciones y responsabilidades por parte del equipo de Pastoral Familiar que impiden dedicar tiempo completo a la planeación y promoción de la Pastoral Familiar Diocesana.

  • Insuficiencia de recursos económicos para ampliar la cobertura del boletín y difusión de los subsidios o materiales impresos, así como para salir  a los decanatos.

  • El desconocimiento de algunos párrocos sobre la existencia de la Comisión Diocesana de Pastoral Familiar y sus propuestas para impulsar la pastoral familiar en las parroquias, provoca el que se le confunda con otro movimiento dando lugar ocasionalmente a ciertas restricciones en la realización de  sus labores de promoción, especialmente al considerar que la presencia de algún movimiento en su parroquia es suficiente.

  • La actividad parroquial tiende a centralizarse en el culto y los sacramentos, por lo que adolece de su dimensión misionera, especialmente familiar.

  • La falta de disposición de los grupos y movimientos de familia para coordinar sus actividades con la comisión.


OPORTUNIDADES
 

  • El constante espíritu de renovación de la Iglesia, que la fortalecen desde el punto de vista tanto de sus estructuras como de la actualización de su doctrina frente a un mundo cambiante y globalizado.

  • La renovación del Directorio Nacional de Pastoral Familiar.

  • La creciente necesidad de las familias para obtener apoyo espiritual y orientación que les permita hacer frente a sus responsabilidades familiares.

  • Un renovado interés de la sociedad por fortalecer sus creencias religiosas, la mayor apertura de los medios de comunicación para promover las acciones pastorales e innovadores recursos tecnológicos.

  • El testimonio pastoral del Papa Francisco, que ha fortalecido la confianza en la Iglesia y su misión pastoral.


AMENAZAS
 

  • La creciente influencia negativa de los medios de comunicación social, que ponen en riesgo  el sistema de valores sustentado en la familia tradicional y orientados a la luz del Evangelio.

  • Actitudes secularistas que tienden a generar una búsqueda de supuestas alternativas a las necesidades espirituales de los diversos grupos sociales en ambientes ajenos y contrarios al Evangelio de Jesús.

  • Creciente presencia de las sectas.

  • Mayor influencia de quienes promueven la cultura de la muerte: antinatalismo, mayor liberalismo sexual,  uniones de hecho, legalización de la homosexualidad, el divorcio y del aborto, etc.

  • Mayor pobreza con sus consecuencias en la delincuencia, violencia intrafamiliar, emigración, desintegración familiar, etc.


REALIDAD

 

  • Está creciendo rápidamente el número de madre jóvenes y solteras menores a los 20 años.

  • La tasa de divorcios está aumentando a una  tasa tal que se  mantuvo en 7 % entre 1990 y el 2000, pero en el 2001 fue de 8.6, en el 2002 de 9.8  en el 2003 del 11 % y de 16 % en el 2010.

  • De la misma forma, los censos del 2000 reflejan la duplicación del número de separaciones familiares.

  • En cambio la tasa de matrimonio civil por cada mil habitantes se ha reducido considerablemente en los últimos años.

  • Lo anterior se refleja en la existencia de casi 60 mil hogares que tienen a la mujer como la responsable del hogar.

  • Al integrarse cada vez de manera más amplia al mercado laboral, la tasa de fertilidad o número de hijos se ha reducido de 5 a 2 en promedio, como reflejo de la preferencia por la


realización social que por la vocación materna.
 

  • Esto se traduce en el empleo de anticonceptivos por casi el 70 % de las mujeres sexualmente activas, pero el problema es la insuficiente orientación para emplear los métodos ética y moralmente apropiados para la salud física y espiritual de quienes los emplean.

  • La reducción en la tasa de natalidad se refleja en un acelerado envejecimiento poblacional, de manera que la tasa de población de adultos mayores está creciendo 10 veces más rápido que la tasa de crecimiento natural de la población. 

  • Persiste una creciente emigración, por tradición y para buscar mejores condiciones de vida, que afecta la estabilidad y la integridad de nuestras familias.