¡VIVA CRISTO REY!   ¿VIVE Y REINA CRISTO REY?

Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo. Ciclo A

 

He visitado,  en varias ocasiones, lugares y comunidades de Zacatecas y de Jalisco donde vivieron, amaron,  fueron perseguidos y martirizados muchos cristianos en la segunda década del siglo pasado. Pareciera oírse todavía el eco de los gritos de fe y de la fe de tanta de nuestra gente. ‘Peor es nada’ era el nombre de la hoja parroquial que circulaba en algunas regiones para alentar e informar (en clave) acerca de los que andaban en el campo de batalla y de los que quedaban en casa.  Al leer estas hojitas, pequeñas en tamaño y enormes en la comunicación, he encontrado  que cuando se llega al  corazón de la fe el siguiente paso es testimoniar con valentía el corazón del amor a Dios y el amor al prójimo. Aquellos tiempos pedían esta forma de sacrificio.

 

Han pasado varias generaciones desde entonces; los tiempos han cambiado y están surgiendo otras formas de ver, sentir, pensar y ser. Otra cultura, nuevas culturas emergentes… Morir por la fe en Cristo no es el ideal de la inmensa mayor parte de los que hemos sido bautizados en Él y nos llamamos cristianos. Es más, poco a poco, los crucifijos son retirados de lugares públicos; al mismo tiempo, la fe en Cristo deja de influir en la forma de pensar, sentir y vivir la vida. ¿Cristianos sin Cristo? ¿Iglesia sin Cristo? ¿Cristos de museo?

 

Hoy celebramos el último domingo del Tiempo Ordinario en nuestra liturgia. Estamos al final del año litúrgico. La solemnidad de Cristo Rey non quiere ayudar a resumir todo lo que procuramos vivir como comunidad de cristianos durante el año;  también nos invita a reflexionar sobre el valor que damos a Jesucristo y a su Reino en la vida de cada día, en cualquier situación.

 

La Palabra de este día quizás nos ‘saque de onda’. La idea/imagen que tenemos de los reyes y reinas de la tierra son muy diferentes. Nuestros reyes/reinas son vistos como dioses, en tronos inalcanzables. En cambio, Jesucristo, Rey del universo y de la historia,  es muy humano, tiene rostro de hombre necesitado. No vive en un palacio a prueba de bombas, ni rodeado de guaruras. Escandalosamente habita en el hambriento, en el sin techo, el sediento, el preso,  el desaparecido,   el descartado, en  las víctimas de los malvados… También en la soledad,  la marginación,  el dolor,  la enfermedad… Su templo y su palacio es la miseria de los hombres… Y espera que decidamos  hacernos más sensibles, cercanos, más humanos…

 

Otro año para crecer por dentro y por fuera como auténticos cristianos, como comunidad de seguidores del Rey de Reyes.  La Palabra de Dios es luz, fuego y juicio. Ojalá nos dejemos moldear por la visión/amor de Dios que ve en cada rostro un hijo, un hermano. Aceptar a Cristo como Señor nos llevará a ser más humanos/hermanos. Descartarlo nos llevará irremediablemente a la destrucción, no sólo del rostro sino de todo ser humano y de la creación.

 

Los abrazo y los bendigo.

 

+ Sigifredo

   Obispo de/en Zacatecas

@signorbar
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

24 de diciembre de 2014  ©Diócesis de Zacatecas